Google+ Followers

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Cómo ayudar a los niños a crecer felices

Un niño se tiene que sentir querido y apreciado, en primer lugar por la familia y también por los profesores y compañeros; hay que exigir, no sobreproteger, poner límites e inculcar valores como el esfuerzo, la responsabilidad, la generosidad, la solidaridad, la amistad,… Lo explica en la siguiente entrevista Anna Villas, directora del Colegio Madre Janer de Santa Coloma (Principado de Andorra).
¿Qué cosas preocupan a los niños hoy, según detectan ustedes en el colegio, qué les hace menos felices?
Lo que más les preocupa, aunque quizás no lo saben explícitamente, es el ambiente familiar: que haya relaciones fluidas en casa y que los padres estén por ellos como necesitan.
Si los progenitores tienen problemas o tienen horarios de trabajo muy dilatados, se sienten más inseguros y vulnerables.
No tienen suficiente con las necesidades físicas cubiertas, les hace falta estabilidad y dedicación por parte de los padres. Son lo más importante para ellos a todas las edades, cuando son niños y cuando son adolescentes.
¿Cómo les afectan las nuevas tecnologías (móviles, internet,…)?
Han crecido con ellas y las conocen muy bien. De todas maneras siempre hace falta la supervisión del adulto para que las utilicen correctamente, para informarse y comunicarse adecuadamente, aprender con los nuevos recursos tecnológicos,.. pero siempre haciéndoles ver que son un medio, no un fin en sí mismos.
Hay que enseñarles que nunca pueden sustituir las relaciones personales.
¿Cómo se le puede ayudar a un niño a ser feliz y a ser después un adulto feliz?
Se tiene que sentir querido y apreciado, en primer lugar por la familia y también por los profesores, compañeros y personal del colegio. También se les tiene que exigir, para que hagan todo lo que puedan en todos los campos y no sobreprotegerlos.
Inculcarles desde pequeños valores como el esfuerzo, la responsabilidad, la generosidad, la solidaridad, la amistad,…
Los docentes vemos cómo los niños y niñas o jóvenes que no tienen unos límites y unos valores aprendidos no son más felices, al contrario. Porque no saben resolver situaciones complejas y en la vida nos las encontramos queramos o no.
¿Cómo hacer para evitar casos de marginación de niños en el colegio, para integrar a todos?
Tenemos que ser todos muy conscientes de qué niños, por una u otra razón –física, de carácter,…- pueden ser susceptibles de marginación por parte de los compañeros y estar muy atentos a que esto no pase.
La mejor estrategia es la prevención: hacer tutorías bien preparadas que les ayuden a desarrollar actitudes de empatía y otras positivas hacia los compañeros.
Las actividades preventivas de mediación escolar ayudan mucho a cohesionar a los grupos y favorecen las relaciones.
Por suerte también contamos con equipos psicopedagógicos de los centros escolares que dan apoyo a la tarea del maestro o profesor. También desde la catequesis y la clase de religión educamos en el respeto y la ayuda mutua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario